Cómo viven el confinamiento niños, niñas y adolescentes adoptados o acogidos. Juan Alonso Casalilla Galán, psicólogo del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, trata sobre los disparadores que desencadenan desregulación emocional en nuestros hijos e hijas y ofrece algunas recomendaciones para saber escucharles cuando manifiestan angustia, una rabieta, aburrimiento.
«Estos niños, niñas y adolescente adoptados o acogidos ya tienen la vivencia de un trauma, donde se rompió la seguridad y lo pasaron mal. La ruptura de la vida cotidiana en esta situación de confinamiento puede despertar fantasías muy potentes que hay que saber escuchar. Las familias adoptivas y acogedoras y profesionales que les atendemos tenemos que saber escucharles cuando manifiestan angustia, una rabieta, aburrimiento… Ser muy proactivo, fomentar el vínculo con cierta distancia, sin agobiarles. Prevenir el conflicto en la vida cotidiana y estar muy pendiente de ellos y ellas. En definitiva, que sientan que estamos ahí».