Los niños, niñas y adolescentes sin cuidado parental o en riesgo de perderlo han sufrido muchas situaciones adversas antes de que se les atienda. Para cuando llegan a modalidades de cuidado alternativo o a proyectos de fortalecimiento comunitario han vivido ya muchas experiencias difíciles: llegan con profundas heridas en el alma. Es necesario que las figuras profesionales (quienes proporcionan el cuidado directo, quienes ofrecen apoyo técnico, quienes dirigen las estructuras organizacionales) tengan una comprensión clara de qué es el trauma,cómo detectarlo y cómo intervenir. Este manual entronca con el trabajo realizado por Aldeas Infantiles SOS América Latina y el Caribe para ofrecer una Crianza Positiva a los niños, niñas y adolescentes a quienes atiende. Con la base de unos Entornos Seguros y Protectores, a través de la Afectividad Consciente como competencia organizacional y proporcionando unos límites protectores mediante la Disciplina Positiva se crea el marco de referencia para la intervención. Para que esa intervención sea integral y aborde todos los aspectos de la persona tiene que contemplar las distintas facetas del trauma y ofrecer respuestas adaptadas. Desde un Enfoque de Derechos del Niño, cada niño, niña o adolescente tiene el derecho a una vida digna, a una vida plena. Eso incluye que se tengan en cuenta las características específicas que presenta a consecuencia de su vida, en especial de su historia de trauma, y que se le ofrezcan los apoyos necesarios. Así, las entidades de cuidado y las figuras de referencia de los niños, niñas y adolescentes, acompañando las heridas de su alma, facilitarán que pongan en funcionamiento sus recursos internos para sanarlas (resumen en el documento).
Autoría: F. Javier Romeo Biedma
Edita: Aldea Infantiles SOS América Latina y el Caribe y Espirales Consultoría de Infancia.
ACCEDE AL DOCUMENTO