Querido y desconocido adolescente (o joven si lo prefieres):
Estos días, a menudo, he tenido que hablar y escribir para ayudar a los padres y madres aguantaros. Sin embargo, hoy he pensado que no era justo, que también debía hablar y escribir considerando tu punto de vista, tus sentimientos, tus felicidades e infelicidades, tus rabias…

Autoría: Jaume Faunes
ACCEDE A LA CARTA