Cómo podemos utilizar esta situación especial de confinamiento en la relación con niños, niñas y adolescentes que han vivido adversidad temprana para que sea reparadora. Para ello, Jesús Gamiz Ruiz , psicólogo, propone utilizar la «mentalización», un proceso terapéutico para la construcción y reconstrucción del apego que ha surgido de una manera insegura, dañada, en estos niños o niñas. En esta situación de estrés por el confinamiento estos niños, niñas y adolescentes tienen un malestar y disparan una serie de conductas que no tienen un significado, las madre y los padres pueden trabajar con ellos los patrones de conecta y redirige, es decir, ser capaz de entender que hay un malestar detrás de este comportamiento, conectar con ese malestar, para después redirigirlo de manera que sus hijos o hijas lo entiendan y acepten mejor.