Algunos niños o niñas que han sido adoptados o acogidos en una familia necesitan ayuda para hacer frente a lo que les sucedió en el pasado. Saber lo que dicen los expertos acerca del trauma en las fases iniciales de la niñez puede ayudar a la familias acogedoras o adoptivas en la crianza de estos niños y niñas. El abuso puede ser traumático, pero el trauma puede adoptar muchas formas. Incluye descuido, separaciones, violencia entre los cuidadores, desastres naturales, o accidentes. Un niño atemorizado puede sentirse fuera de control, y desamparado. Cuando esto sucede, se activan los reflejos protectores del cuerpo. Esto puede hacer que el corazón de un niño o niña lata fuertemente y que la presión arterial aumente. Puede haber activación de la respuesta de pánico de “lucha o huida”. Algunos niños o niñas  son más sensibles que otros. Lo que es traumático para un niño puede no serlo para otro.

Autoría: American Academy of Pediatrics.
ACCEDE AL DOCUMENTO