La exposición a la adversidad vivida a una temprana edad está correlacionada con una infinidad de resultados negativos. Sin embargo, sabemos que podemos ayudar a construir la capacidad de un niño o niña para superar obstáculos mediante el aumento de sus factores de protección.

Aunque la investigación todavía está emergiendo, parece que uno de los factores más importantes y de impacto puede ser un apego saludable con una persona adulta cuidadora permanente. La presencia de una relación fuerte y comprensiva de un cuidador parece marcar la diferencia entre las dificultades que son temporalmente estresantes o que causan daños duraderos.

Autoría: Centro de Investigación Aplicada de la CAFO para la infancia y las familias vulnerables, 2020
ACCEDE AL DOCUMENTO