La tarea principal de todos los niños y niñas se reduce a dos actividades esenciales: jugar y aprender. Estas dos actividades no son mutuamente excluyentes y ambas son mejoradas por la otra. Los nuevos avances en la investigación del
cerebro parecen indicar que los niños y niñas nunca pierden su capacidad de aprender, incluso en las peores circunstancias, el niño o la niña sigue aprendiendo lecciones positivas o negativas de sus experiencias y de su entorno. Sin embargo, la habilidad para jugar es completamente diferente (resumen en el propio documento).
Autoría: Dave Ziegler, Ph.D.
Traducción: Biraka elkartea
Accede al documento