Las familias de acogida son un sistema de cuidado infantil excepcional de tiempo indefinido. Se utiliza cuando las familias biológicas no pueden criar a sus hijos porque padecen graves trastornos psicosociales que ponen en riesgo la integridad de los niños/as y adolescentes. Si bien las familias de acogida pueden resultar una alternativa favorable para la crianza fuera de la internación institucional, los beneficios no han sido uniformes y no todas las familias potencian la recuperación de los niños/as y adolescentes incluidos. Objetivo: En este trabajo investigamos la conducta adaptativa y el autoconcepto de los niños/as y adolescentes criados en familias de acogida y su relación con el estilo de funcionamiento familiar. Método: mixto, exploratorio, abarcó a 76 personas que configuraron 18 familias y 31 niños/as y jóvenes de crianza, domiciliados en un distrito de Cuyo, Argentina. Utilizamos el estudio de expedientes institucionales y la escala de autoconcepto (Casullo 1990/2012) para conocer la conducta de los niños/as y jóvenes y el test de imágenes de las relaciones familiares (Usandivaras, 2004) para conocer el funcionamiento familiar. Resultados: El funcionamiento salutógeno de las familias favorece la recuperación personal y de la calidad de vida. Pocos menores a pesar de que viven en familias disfuncionales logran desarrollar áreas de adaptación positiva. Conclusión: La alternativa del acogimiento familiar resultaría favorecedora del desarrollo de los niños, con distintos grados de recuperación de éstos, quienes mejoran en general sus habilidades adaptativas (resumen en el documento).
Autoría: Mónica Valgañón
Edita:Salud; Sociedad
ACCEDE AL DOCUMENTO