Un corto escrito y narrado por José Saramago, colmado de símbolos y enigmas, destinado a una infancia que crece en un mundo quebrado por el individualismo, la desesperanza y la falta de ideales.En él hay dos mensajes, uno para los niños y niñas (el descubrimiento, la valentía, el altruismo) y otra para todos los hombres y mujeres que se interrogan sobre su lugar en el mundo.