El adolescente adoptado vive con mayor inquietud y complejidad la crisis propia de esta etapa. Se le hace presente su genética y su diferencia racial, se le aparecen fantasías e identificaciones con sus padres biológicos y con los adoptivos, e interrogantes acerca de su historia previa a la adopción y acerca del sentido de su presencia en la familia.
Por otro lado a los padres se les pueden despertar duelos no resueltos, fantasías e inquietudes que contribuyen a que los conflictos se encallen y entren en una escalada de tensión. Entonces padres e hijos pueden irse alejando y poner en riesgo el vínculo filial.
Será importante que los profesionales ayudemos a los padres a dar significado a las conductas de los hijos, a mentalizar, para que aguanten, contengan i acompañen a su hijo/a en los conflictos y dolor que ahora revive, y le ayuden así a la resolución de la crisis adolescente (resumen en el documento).

Autoría: Vinyet Mirabent Junyent
Edita: Sepypna, Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente

Accede al documento