Deberes que se hacen eternos, contenidos que se olvidan una vez que parecen aprendidos, dificultades para entender conceptos abstractos o para generalizar lo aprendido, falta de interés, dificultades para memorizar… estos son algunos de los problemas a los que se enfrentan cada día muchas de las familias adoptivas, de forma que las tareas escolares se convierten, a veces, en la mayor fuente de estrés para las mismas. Margarita Muñiz, especialista en dificultades de aprendizaje y directora de recursos psicoeducativos del Instituto Familia y  Adopción, nos ofrece algunas claves para entender estas dificultades y cómo gestionarlas.