En el caso de las personas que han vivido adversidad en los primero momentos de su vida La Mirada Perinatal aportará la perspectiva del bebé, visibilizando y poniendo palabras a las heridas y el daño que estas experiencias previas a la adopción le hayan podido ocasionar, para comprenderles y entender sus necesidades, de manera que tengamos pistas de las cosas qué les pueden ayudar más. La madre biológica también tendrá su lugar desde esta Mirada Perinatal, ya que es la persona que gestó y parió a ese bebé. El vínculo entre el bebé y la mamá durante el embarazo y lo que suceda en esos primeros momentos serán cruciales en la vida de toda persona (familia biológica).

Por otro lado La Mirada Perinatal dirigida a las madres y padres adoptivos nombra aquello que parece invisible y que conforma un ser y un sentirse madre o padre muy particular: recorrido hasta la adopción e historias previas. Revisará la particularidad del vínculo adoptivo: parentalidad terapéutica-tutores de resiliencia, que ha de integrar el ajuste al hijo o hija reales, así como la experiencia de vida de hijas e hijos previa al encuentro (personas, nombre, cuerpo, heridas, recursos, historia, cultura, emociones).
También incluye a profesionales que trabajan con bebés y familias, como equipo de resiliencia. Alude a la responsabilidad social y moral de la formación en este ámbito. Será la red de apoyo que servirá de sostén para que la tríada tenga la ayuda que necesite, esté integrada y contenida en un contexto de buenos tratos.

Presentación de la ponencia presentada en las III Jornadas Atlas y Afada Heridas y suturas en personas que han sufrido adversidad temprana, 28 de noviembre de 2020.
Autoría: Lola Pavón

ACCEDE AL DOCUMENTO