La exposición prenatal al alcohol (PAE) y las experiencias traumáticas de la infancia (trauma) como el abuso o la negligencia pueden ser causa de cambios neurobiológicos en el sistema nervioso central o de daño estructural que puede manifestarse como disfunción a nivel cognitivo y conductual. En los casos en que se han producido ambas exposiciones, el riesgo de deterioro del neurodesarrollo puede ser mayor, pero esta interacción no ha sido bien estudiada. Aquí presentamos una revisión sistemática de cinco estudios que investigaron el impacto del trauma en niños con exposición prenatal al alcohol o en niños con experiecnias traumáticas. Debido a la heterogeneidad de los estudios, se aplicó el análisis narrativo. Los niños con ambas exposiciones tenían más probabilidades de mostrar déficits en el lenguaje, la atención, la memoria y la inteligencia, y exhibir problemas de conducta más graves que los niños con una exposición en ausencia de la otra. Sin embargo, la literatura actual es escasa y metodológicamente defectuosa. Se requieren más estudios que: evalúen la exposición dual en otros dominios del neurodesarrollo; presenta una discapacidad del desarrollo pero no está expuesto; y tener en cuenta el amplio espectro de efectos y diferentes criterios de diagnóstico asociados con PAE(traducción del resumen).
Autoría: Alan Pricea, Penny A. Cooka, Sarah Norgatea, Raja Mukherjeea
Edita: Neuroscience and Biobehavioral Reviews 
Accede al documento