En algunos casos, los niños adoptados poseen unos rasgos característicos de conducta con niveles altos de inadaptación personal, familiar y escolar. Nuestra hipótesis considera que esta conducta desubicada puede estar relacionada con experiencias que ha vivido y padecido en su itinerario vital (IVi). La investigación más reciente parece corroborar el impacto de estas experiencias en su comportamiento. Los resultados de nuestro estudio señalan que aquellos que han vivido situaciones tempranas protectoras presentan un menor número de conductas inadaptadas, menos incidencias negativas en su comportamiento en la escuela y una menor tasa de dificultades de aprendizaje(resumen en el propio documento).
Autoría: Eduardo Barca Enríquez, Manuel Deaño Deaño, Juan Carlos Brenlla Blanco, Indalecio Ramudo Andión
Edita: Revista de Estudios e Investigación en Psicología y Educación
Accede al documento