Algunos niños y niñas que no pueden ser cuidados por sus padres o madres se integran en otras familias que voluntariamente les abren sus puertas y su corazón. Durante el acogimiento, la adopción y la ayuda a través de la colaboración con menores que residen en centros de protección, se les brinda la oportunidad de dar y recibir cariño así como de formar parte de una familia que les dará el amor, los cuidados y la atención que necesitan. Crecer en familia es el mejor contexto para ayudar a reparar el daño sufrido en la infancia. En la actualidad, aunque existen familias dispuestas a cuidar y atender a niños, niñas y adolescentes en situación de desprotección, no son todas las que se necesitan. Con esta guía se pretende hacer visibles a los niños y niñas que necesitan el afecto, la comprensión y la generosidad de una familia, dar a conocer sus características, necesidades y potencialidades y facilitar a las personas que quieren compartir su vida con ellos, información útil sobre las medidas y recursos disponibles para acoger, adoptar o ser familia colaboradora (Resumen del documento)

Autor: Dirección General de Infancia y Familias. Consejería de Igualdad y Políticas Sociales

ACCEDE AL DOCUMENTO