La autora, resalta en este artículo la importancia de no ocultar al niño o la niña el hecho de que es adoptado: mantener la memoria de sus orígenes implica aceptarle tal cual es, en todo lo que ha sido y será, porque los niños y las niñas necesitan conocer sus orígenes para poder confiar en sus nuevas relaciones familiares y para poder construir una identidad personal saludable, y principalmente porque es un derecho inalienable del que no se les puede privar.
Autoría: Berástegui Pedro-Biejo, Ana.
Edita: Universidad Pontificia Comillas. Padres y Maestros, núm.339 (2011)

ACCEDE AL DOCUMENTO

REVISTA COMPLETA