La construcción del vínculo afectivo en menores adoptados entraña una serie de peculiaridades que pueden ser explicadas a partir del análisis de la realidad de estos niños y niñas, especialmente atendiendo a cuáles fueron sus experiencias previas, las razones por las que fueron separados de su familia de origen y los efectos que todo ello ha podido tener en su desarrollo psicosocial.

Los niños adoptados, especialmente si lo fueron transcurrido su primer año de vida, presentaran mayor riesgo de desarrollar patrones de apego inseguro y el desarrollo de modelos representacionales negativos sobre otras potenciales figuras de apego y sobre sí mismos como merecedores de sus atenciones. Sin embargo, es posible la intervención para restablecer la seguridad afectiva y para garantizar unas bases sólidas sobre las que se construya su desarrollo psicológico, a través de la prevención de los malos tratos, la potenciación de los recursos personales de menores y familias que permitan la reparación de las secuelas emocionales de los adoptados. La intervención post-adoptiva debe orientarse a la creación de una base de seguridad, tanto para familias adoptantes como para menores adoptados(resumen el documento).
Autoría: Ana Rosser Limiñana, Agustín Bueno Bueno
Edita: International Journal of Developmental and Educational Psychology
ACCEDE AL DOCUMENTO