Como  madre o padre adoptivo  o acogedor de un niño, niña o adolescente que tiene un historial conocido o sospechado de haber sido abusado sexualmente, puede sentirse confundido acerca del impacto del abuso e incierto sobre cómo puede ayudar. Puede ser reconfortante saber que la mayoría de los niños, las niñas y adolescentes  que han sufrido abusos no llegan a abusar de otros, y muchos viven vidas felices, saludables y exitosas. Al mismo tiempo, puede desempeñar un papel central en el proceso de sanación de su hijo o hija, así como en el desarrollo de resiliencia, que fortalece la capacidad de su hijo o hija para adaptarse o hacer frente a la adversidad.

Autoría:Children’s Bureau

ACCEDE AL DOCUMENTO