La violencia: la otra cara de la empatía

El maltrato infantil afecta de forma considerable al desarrollo de la cooperación, la empatía, el altruismo y la conducta prosocial, provoca graves secuelas psicológicas y biológicas. Las personas sometidas a malos tratos, abusos y negligencia durante la niñez presentan un cerebro marcado por secuelas neurobiológicas a nivel estructural (alteraciones en las propias estructuras cerebrales), así como funcional (mal funcionamiento del cerebro durante una conducta o proceso psicológico concreto). En conclusión y según se ha comprobado, puede afirmarse que como consecuencia del maltrato infantil aparecen alteraciones del hipocampo, la amígdala, el giro temporal superior, el cerebelo, el cuerpo calloso, la corteza prefrontal y el volumen cerebral y ventricular. Tales modificaciones se asocian a secuelas cognitivas, altos niveles de estrés psicosocial y problemas sociales y de conducta.
Autoría: Moya-Albiol, Luis
Edita: Mente y Cerebro Nº 47, 2011
ACCEDE AL DOCUMENTO

0 Comments

Leave a Reply

*

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>