Qué es esto que está pasando

Este cuento es fruto de la creatividad que ha florecido con el aburrimiento y de tantas horas en casa. Lo hemos hecho entre los tres, mi pareja, mi hija y yo. Al principio no sabíamos qué podía salir de la biblioteca de mi hija, pues fue como un puzzle en el que poníamos y quitábamos piezas sin tener referencia, pero poco a poco, con paciencia y entusiasmo, fuimos vislumbrando un mensaje que representaba lo que estábamos viviendo y lo que están viviendo muchas familias.

Ahí os lo queremos dejar, encantada de compartirlo para que pueda servir a otras personas en estos momentos de dificultad.

¡Un abrazo fuerte!

Ana López*

¿Qué es esto que está pasando? Pues os lo voy a contar.

Que mi familia y todas las familias de mis amigos y en realidad toda la gente que nos rodea estamos pasando una primavera bien distinta porque no podemos salir de casa .

Algunas de las cosas que nos hacen felices no podemos hacerlas, por ejemplo no podemos visitar a los abuelos, ni tampoco podemos ir a la escuela, ni estar cerca de mis amigos y mis amigas.

¡Esto no es una broma, pero tampoco será para siempre!
A lo mejor puede que sea un regalo diferente. Por eso hemos pensado tender un hilo para que las familias de corazón podamos estar unidas y contaros lo que hemos aprendido.

Y así fue como empezó el viaje del cordón de plata en el que han pasado muchas cosas. Al principio yo podía irme conmigo, me relajaba y conseguía hasta matar monstruos, algunos monstruos que llegaban.

Pasaron los días y apareció una sombra, sentí mucho miedo y mi cuerpo empezó a sentir un enorme vacío, tan grande que para no sentirlo me convertía en una feroz loba o en una monstrua de colores o en una salvaje pirata.

Todo era parte de este viaje. Solo necesitaba que mi mamá y me papá me miraran con amor para comprender que las princesas también se tiraban pedos y que a veces hasta se quieren comer a alguna amiguita para cenar.

Los abrazos y algunas palabras, como ¡siempre, siempre te querré!, consiguieron que poco a poco mi corazón se hiciera muy grande y que no se me olvidara nunca que, diga lo que diga, el amor nunca se acaba.

¡Buen viaje familias!

(*) Ana López,  madre adoptiva, psicóloga y traumaterapeuta infanto-juvenil. Trabaja en acogimiento familiar en la asociación Infania

0 Comments

Leave a Reply

*

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>