Las familias “dependientes del discurso” (Galvin 2006), como son las adoptivas, se conforman mediante cuatro prácticas: nombrar (designar a los miembros de la familia dándoles un lugar en ella), discutir (hablar sobre la situación familiar), narrar (elaborar una historia de adopción para los hijos y las hijas) y ritualizar (reconocer la adopción con celebraciones y actividades cotidianas). En este artículo, analiza las tres primeras prácticas en familias adoptivas monoparentales españolas y chilenas. Entre los resultados más sobresalientes, se muestran en estas configuraciones adoptivas actitudes y prácticas de apertura comunicativa, que conllevan narrar tempranamente a los hijos las circunstancias que rodearon su adopción y hablarles de sus madres y padres de origen, realizando esfuerzos por desculpabilizar y empatizar con estas figuras, e incluso sumándolas como parte de sus familias extendidas desde una perspectiva de pluriparentalidad (resumen en el propio documento).
Autoría: María Isabel Jociles Rubio, Irene Salvo Agoglia
Edita: Mana, 2020
ACCEDE AL DOCUMENTO