Irene Rong González, psicóloga y persona adoptada, nos habla sobre como estar expuesto a ambientes de riesgo biológico, psicosocial y/o físico en una etapa temprana impacta en el desarrollo del cerebro y puede tener efectos duraderos. Los padres y madres adoptivos o acogedores no necesitáis ser perfectos, podéis tener fracturas, pero tenéis que ser cuidadores lo suficientemente buenos para que podáis recoger nuestras raíces para poder crecer, señala.