Categoría: Blog

Una mirada a la búsqueda de orígenes con Beatriz Benéitez

Beatriz Benéitez, hija por adopción, abogada y mediadora especializada en adopción y acogimiento familiar, nos habla en este vídeo de la búsqueda de los orígenes, un derecho de las personas adoptadas y las familias biológicas, las familias de origen. En este proceso a  veces surge un conflicto de lealtades que sienten los hijos e hijas adoptados con respectos a sus familias adoptivas.

Cómo vamos a buscar a nuestra familia biológica teniendo la familia que tenemos. Ese conflicto de lealtades a veces es solo un conflicto interno que sentimos las persona adoptadas  nosotros y a veces es un conflicto que se pone de manifiesto en la familia adoptiva, cuando un hijo o hija en la adolescencia manifiesta su necesidad o su deseo de saber de dónde viene e ir a buscar y la familia se siente incómoda, siente miedo de lo que se va a encontrar su hijo o hija e intenta quitarle la idea de ir a buscar, nos cuenta Beatriz».

Los conflictos  durante el proceso de búsqueda de los orígenes se producen en distintos escenarios, porque son varios los derechos en juego,  y lo que se trata de hacer a través de la mediación es conseguir equilibrar las posturas.

En España las personas adoptadas tenemos derecho a buscar nuestros orígenes pero a la vez las familias o las personas encontradas también tienen derecho a su intimidad, pero a veces está tan asustada, tan incómoda, tan desprotegida, desvalida que debemos mediar para que no haya un desequilibrio entre la persona que busca sus orígenes y la persona encontrada.

Montserrat Dobarro , hija adoptiva y miembro de la asociación Orígenes, formada por hijos e hijas por adopción en México, nos cuenta cómo «a veces los hijos e hijas solo nos cerramos en que queremos buscar, queremos saber pero quizá no pensamos en que vamos a irrumpir en la vida de alguien, después de tantos años, y a lo mejor su familia no sabe lo que pasó.  Y llegamos de repente, cuando esa persona no lo espera. Hay que saber que ellos también necesitan un proceso para poder lidiar con una situación en la que reviven muchas emociones».

Beatriz Benéitez, señala que todas las partes implicadas en este proceso de búsqueda necesita su tiempo y el acompañamiento de profesionales de la mediación, de la la psicología o de la asociaciones… alguien de confianza que sirva para sostener y mediar en un acontecimiento tan impactante y arriesgado como es conocer de dónde venimos.

‘Sin prisas, pero sin pausas’

En este videochat acerca del trabajo de historia de vida con niños, niñas y adolescentes adoptados y acogidos, Jesús Jiménez Morago nos dejada un mensaje final de esperanza y nos anima a que sigamos utilizando este instrumento, ya que a pesar de los miedos y dificultades que nos vamos encontrando, «al final recogeremos sus frutos». Ha insistido también en que «no hay que tener prisas, pero tampoco tiene que haber pausas en la elaboración del libro de vida». No es un fin en sí mismo, sino un instrumento que facilita la comunicación acerca de los orígenes con nuestros hijos e hijas. Y ha subrayado que nos corresponde hacer esta tarea a las familia y no podemos delegar, en profesionales  del servicio de acogimiento o adopción. Debemos acompañarlos,  crear las condiciones y ajustar este proceso a lo que cada niña o niño necesita en cada momento. Nuestra labor no solo se centra en recopilar datos, hechos concretos que aportar a sus preguntas, sino que lo más importante  son los sentimientos, que ellos y ellas vean que estamos a su lado, y previamente hayamos elaborado nuestros propios miedos para hablar de la familia biológica.